Masala y Maíz en CAFÉ ZENA · MUEBLES SULLIVAN (venta de muebles en línea) · Galería La Esperanza · MACOLEN (tus fantasías más salvajes) · Radio Amigos · APRDELESP ·

– Parque Experimental El Eco

Eventos

Esta intervención no es más que una parte pequeña de la continua investigación sobre el espacio, por lo que documentaremos y publicaremos información relacionada al tema que nombramos “infraestructura cotidiana”.

Escena de un acto de Superpowers of Ten de Andrés Jaque / OFFICE FOR POLITICAL INNOVATION

ACTO 3-ESCENA 6
(VOZ DE MUJER)

Los picnics no existirían si no fuera por algo
a lo que casi nunca prestamos atención: el
césped(14). El césped es también un ámbito
donde las diferencias emergen, y en el que
se promueven formas específicas de
centralismo.

La NASA estima que existen más de 164,000
km2 de césped en los Estados Unidos(15). Tres
veces más que la superficie total dedicada
a cultivos de maíz, el principal cultivo irrigado
del país. Esta superficie se ha extendido por
una parte importante del mundo, de forma
paralela a la expansión de los procesos de
urbanización. El césped natural es en
realidad una mezcla de diferentes tipos de
vegetación herbácea, Graminae y
Cyperaceae en su mayoría.

Es un espacio de 40 x 40 cm, en una
pradera salvaje, se pueden encontrar más
de 80 tipos de especies vegetales.(16) En las
praderas salvajes se encuentran variedades
de insectos y microorganismos que
cumplen papeles que contribuyen a la
fijación del carbono, a los procesos de
descomposición orgánica y que son además
alimento de un tercio de las especies de
pájaros del mundo.(17)

La ley de Patentes de Plantas de los
Estados Unidos permitió en 1930 patentar
por primera vez especies vegetales de
reproducción asexual. Monocultivos de
césped, como el patentado bajo el nombre
“Brilliant”, han sido sembrados de forma
masiva en campos de golf, parques y
jardines públicos y privados de medio
mundo. Brilliant no produce ni flores, ni
malas hierbas, y tampoco contiene hierbas
sensibles a la escasez de agua.

Monocultivos como éste, de escaso
crecimiento, aportan una reducción en el
coste de mantenimiento de los jardines:
pero su uso masivo también implica la
reducción de la biodiversidad de una gran
parte de la superficie del mundo; así como
la privatización de la vegetación y la
concentración de la capacidad de
innovación (y la explotación de sus
beneficios) en un muy reducido contexto
de gigantes empresariales.

En 1968, el año en que los Eames presentaron
el primer picnic sobre la pradera de Powers of
Ten
, el gigante de la industria química,
Monsanto, se asoció con el mayor productor
y distribuidor de césped del mundo: la Scotts
Seeds Company –ahora Scotts Miracle-Gro
Company–, en Marysville, Ohio. El mismo
año patentaron el glifosato, un herbicida que
desde 1973, ha sido comercializado bajo el
nombre de Roundup.

David Barboza escribió en el New York Times
que la reducción del tiempo dedicado a
cortar y cuidar este nuevo pasto, era un
“sueño suburbano hecho realidad”.

Cuando Charles Berger, el presidente
ejecutivo de Scott, fue acusado de utilizar la
biotecnología como un medio de exclusión
biológica, contestó: “Nos limitamos a
convertir el mundo en un lugar más bello.
No cero que podamos llamarlo biotecnología,
para nosotros son simplemente especies de
plantas superiores”.

_

14. Chapman, G.P. (1996). The Biology of Grasses. Oxon, New York: CABI Publishing.
15. Fuente: NASA Earth Observatory. 2015.
16. Stanley, Kurt E. (1999). Evolutionary Trends in the Grasses (Poaceae): A Review. The Michigan Botanist, Vol. 38, Issue 1, Winter, pp. 3-12.
17. Briske, David D.; Derner, Justin D. (1998). Clonal biology of caespitose grasses. En Chapman G.P. (ed.), Population Biology of Grasses. Cambridge University Press, pp. 106-135.