Masala y Maíz en CAFÉ ZENA · MUEBLES SULLIVAN (venta de muebles en línea) · Galería La Esperanza · MACOLEN (tus fantasías más salvajes) · Radio Amigos · APRDELESP ·

– Parque Experimental El Eco

Eventos

Esta intervención no es más que una parte pequeña de la continua investigación sobre el espacio, por lo que documentaremos y publicaremos información relacionada al tema que nombramos “infraestructura cotidiana”.

Reflexiones con relación a los comentarios de Wonne Ickx sobre el COMEDOR CAFÉ INTERNET CAFÉ ZENA (CCICZ) y el Parque Experimental El Eco (PEEE) en Facebook:

Reflexiones con relación a los comentarios de Wonne Ickx sobre el COMEDOR CAFÉ INTERNET CAFÉ ZENA (CCICZ) y el Parque Experimental El Eco (PEEE) en Facebook (ver comentarios):

Sobre el COMEDOR CAFÉ INTERNET CAFÉ ZENA (CCICZ):

En el caso del CCICZ, la arquitectura no es la única herramienta que establece nuevas relaciones, estimula, activa, etc. La constante transformación de la forma, a través de todo lo que sucede1, hace que aquí no haya un sólo diseño, una sola poética, una sola inspiración ni una sola contundencia; es más bien un medio a través del cuál recibimos información ajena (sin elegirla) e, inevitablemente, nos hace cambiar nuestros pensamientos y por lo tanto nuestra metodología para hacer proyectos arquitectónicos2. A veces, para algunos, la suma de lo que sucede (no solamente lo que nosotros hicimos), es poético, inspirador y contundente pero para otros no; y esto es justamente lo que más nos interesa.

Durante este tiempo hemos intentado probar (el CCICZ también es una maqueta para nosotros) dinámicas de trabajo que nos permitan relacionarnos (sin un objetivo específico) con las personas.

Sin embargo, el CCICZ y MUEBLES SULLIVAN son modelos que están hechos a través de espacios comerciales3 (una estrategia que tal vez, hoy, puede ser más ágil que colaborar con el mismo gobierno) y además son totalmente privados (por más esfuerzos que hemos hecho por buscar una condición más pública). En el caso del PEEE, aunque tampoco es público, nos emociona que suceda en un espacio institucional, donde pensamos que podremos explorar una condición más ambigua, carente de jerarquías y libre4.

Sobre el PEEE:

  • Desde la perspectiva formal a la que se refieren los comentarios, sí decidimos hacer una propuesta: una plancha verde de pasto que sustituye por completo el color naranja del barro y que simplemente funciona como un gran asiento. Esperamos que incluso sea un espacio potente y evocativo.

    _DSC3227
    Fotografía de PJ Rountree durante la construcción del Caso de estudio 44 (Parque Experimental El Eco)

    Es por esa razón que también nos interesa lo que se ha hecho en otras ediciones del Pabellón Eco como la de Macías Peredo (rampa-patio) o Frida Escobedo (bloques móviles-patio). Sin embargo, nuestro interés no está únicamente relacionado a esta perspectiva formal, sino (además) a la constante transformación de la misma –a través de los espacios-eventos que sucedan–.

    Coincidimos con esta perspectiva formal, solamente no nos parece suficiente.

  • No pretendemos que el PEEE sea una crítica institucional en sí, ni predeterminar un resultado. Esperamos que sea una construcción de situaciones5, ¡una maqueta escala 1:1!
  • A nivel comunitario, no estamos buscando aportar estrategias nuevas para involucrar públicos nuevos; pensamos que lo que actualmente sucede afuera, en la mayoría de los casos, es más interesante que lo que sucede adentro de las instituciones. Estamos interesados en espacios libres, en los que se pueda generar un diálogo crítico, cotidiano y duradero. Por eso, también decidimos hacer una herramienta muy básica: una página de internet con el objetivo de continuarla junto con el público durante el periodo que dura la intervención y en la cual hay un calendario acumulativo (la edición pública se habilitará en el transcurso de la siguiente semana), en el que cada día es un documento informativo y abierto para que cualquier persona pueda hacer anotaciones, tanto para informar sobre un evento futuro como para documentar un evento pasado. Es una invitación a usar el PEEE de una manera cotidiana, no es una orden ni una petición ni promoción.
  • El PEEE no se pensó específicamente como espacio de juego pero agradecemos mucho la referencia de la exposición “Playgrounds: Reinventing the Square” (ya la agregamos a la sección de infraestructura cotidiana en la página de internet del PEEE). A raíz del diálogo generado, seguimos pensando si comprar, o no, la alberca inflable; por un lado, nos parece que podríamos prescindir de ella como infraestructura cotidiana pero por el otro, no nos afecta, e incluso nos parece interesante echar un chapuzón ahí de vez en cuando (si no lo decidimos como arquitectos tal vez la llevemos como personas).
  • Coincidimos que en el parque que está justo enfrente del PEEE pasan cosas variadas e interesantes, igual que en todos los otros parques, en la banqueta que está justo afuera, en la misma calle, en todos lados… El punto está, tal vez, en que los espacios públicos, que son los únicos en donde cualquier persona tiene libertad completa para estar, dialogar y protestar, no están habilitados para que sucedan estas cosas y por lo tanto no responden a la sociedad. Esto nos lleva al siguiente punto:
  • Más allá de la retórica política, con el uso del término “parque”6 nos preguntamos: ¿Cómo sería un espacio de experimentación, reflexión, cuestionamiento y discusión público hoy?. En ese sentido, el PEEE no tiene la intención de responderlo, únicamente es una invitación a dialogar sobre esto. Pensamos que otorgarle un nombre (no es lo mismo ir al Museo Experimental El Eco a ver el pabellón que ir al Parque Experimental El Eco) es otra herramienta básica para poder comunicarnos y decir, por ejemplo, en dónde nos vemos del 23 de abril al 12 de junio.
    Además de identificarlo con un nombre, también se intervendrá sutilmente el logotipo del museo, la puerta de acceso, y haremos un triángulo informativo nuevo para ponerlo sobre la banqueta (frente a la escalera). Pensamos que es importante comunicar lo que está sucediendo a cualquier persona que pase por ahí y no solamente a un público específico –de otra manera solamente sería insertar algo adentro del museo–.

  • Sobre los objetos ordinarios7y8, ¡démosle lugar a esos objetos no-interesantes para Wonne de ser parte de esos diseños realmente poéticos, inspiradores y contundentes de los que también habla Wonne! ¿Acaso esos objetos no-interesantes para Wonne no están en todos los espacios habitados por personas? Quizás así, si los contemplamos durante la breve parte de los procesos de pensamiento-apropiación de los espacios en los que participamos los arquitectos, podríamos pensar en el origen de una nueva arquitectura9.
  • Pensamos que la intención de hacer algo innovador parte de una hipótesis, con la que no necesariamente estamos de acuerdo, de que lo que existe está mal, que la gente está mal, que la ciudad necesita nuevas maneras de interactuar, que la comunidad necesita nuevas relaciones.

Finalmente, nos interesa dejar de otorgar esa fuerza exclusiva a lo que los arquitectos hacemos. Queremos sumar en nuestros procesos de pensamiento tanta información ajena como podamos para no pretender que los resultados sean determinados por nosotros, ¡que se salgan de nuestro control! El espacio no es de los arquitectos10.

¡Ojalá se intensifique más el diálogo y que salga a la calle!

_

Notas:

  1. Ver fotografías y videos de la apropiación del Caso de estudio 0.1 (COMEDOR CAFÉ INTERNET CAFÉ ZENA).
  2. El CCICZ, así como MUEBLES SULLIVAN (MS), son parte integral de nuestra oficina de arquitectura; no estamos interesados en tener una completamente privada.
  3. Para leer una discusión completa sobre los límites y riesgos de confundir o reemplazar el espacio público por espacio comercial, ver el capítulo “Las Vegas, or the longest distance between two points” en Wanderlust, de Rebeca Solnit.
  4. Ver definición de un subespacio.
  5. http://www.cddc.vt.edu/sionline/si/is1.html
  6. Consideramos que la biblioteca Vasconcelos es el “parque” que, actualmente, mejor responde en la ciudad: entrada libre, techo, jardines, libros, baños (limpios), agua gratis, internet, contactos, mesas, sillas, sillones, computadoras, etc. ¿24 horas?
  7. Ver conversación entre Sarah Kantrowitz y APRDELESP sobre el Caso de estudio 44 (Parque Experimental El Eco).
  8. “Contemplar los objetos ordinarios, los muebles o las plantas, con la misma prioridad que los muros, los techos o los pisos, para sugerir que los habitantes se apropien de los espacios. Todo puede ser igual de importante.” Fragmento del manifiesto sobre la apropiación del espacio de APRDELESP.

  9. PÓSTER (parque el eco) -02.
  10. Hasta que el pueblo las canta,
    las coplas, coplas no son,
    y cuando las canta el pueblo,
    ya nadie sabe el autor.

    Tal es la gloria, Guillén,
    de los que escriben cantares:
    oír decir a la gente
    que no los ha escrito nadie.

    Procura tú que tus coplas
    vayan al pueblo a parar,
    aunque dejen de ser tuyas
    para ser de los demás.

    Que, al fundir el corazón
    en el alma popular,
    lo que se pierde de nombre
    se gana de eternidad.

    La Copla de Manuel Machado